Cuando te diagnostican un cáncer o se lo diagnostican a alguien cercano la persona se enfrenta a un gran impacto emocional no esperado, en el que se puede pasar por distintos niveles emocionales, como cambios repentinos físicos y/o psicológicos, que derivan de la enfermedad y que en la mayoría