El Daño de los Productos Deshidratados con Microondas

Autor: | Publicado en Alimentos cancerígenos 1 Comment

Desde la corporación Enwave se dice que su nuevo método para la extracción de líquidos puede cambiar todos los alimentos, desde los quesos hasta las frutas así como las conservas de una manera natural y sin que produzca daños para la salud del consumidor.

Que el mircroondás es malo para nuestra salud, no es nuevo pero que además permitan que se comercialicen productos que han sido deshidratados por medio de un método que se sabe es perjudicial para nuestra salud, vuelve a demostrar una vez más que nuestra salud no les interesa y es más, demuestra que nuestra salud es solo un negocio más.


mircroondas y alimentos deshidratados

Sucede que este método que no es nuevo por cierto, no es tan inofensivo y usa microondas para extraer el agua de los productos alimenticios pero según Enwave esta técnica “novedosa” es más saludable que el propio sol.

Es increíble lo que hay que llegar a oír o a leer en este caso y cómo se ríen de nosotros una y otra vez.

Enwave también dice que este método malo para la salud con microondas aparece en un momento de crisis en el que se necesita abaratar costes y que con dicho método se va a conseguir un gran ahorro. Desde luego este ahorro no va a ser en nuestra salud sino en el bolsillo de las propias multinacionales.

Compañías que usan transgénicos como Nestlé, Kellogg’s u Ocean Spray rápidamente han celebrado el anuncio de Enwave undiéndose por supuesto a la firma canadiense con el fin de usar este “nuevo” método a escala industrial.

Con este sistema se deshidratarán alimentos como verduras, frutas, aperitivos bajos en grasa, mariscos y carnes.

Este proceso que no es natural obviamente ni tampoco saludable, produce cáncer y hará que aumenta aún más el índice de esta enfermedad y también por supuesto de otras enfermedades.


¿Qué dicen los científicos de esto?

Desde ya el año 2002 los científicos han cucho que las microondas producen un químico que es cancerígeno y que se llama “acrilamida” y esto se ha visto a la luz en varias revistas especializadas a lo largo de todo el mundo.

También hay una investigación que se ha realizado en el Journal of Agricultural and Food Chemistry, en el que se cita el estudio llevado a cabo por Dra. Margareta Törnqvist, que fue la primera persona en hallar la sustancia acrilamida en la comida.

Según Törnqvist por encima de concentraciones que superen las 100 partes por mil millones de acrilamida son peligrosas para la salud y en los experimentos se han observado cantidades que van sobre las 4000 partes por mil millones en el caso de las patatas fritas.

Pero el motivo por el que compañías tanto Monsanto como Nestlé celebren que se apruebe la utilización de microondas para la deshidratación de los alimentos no solo es el de abaratar costes de producción, sino que con las microondas generamos pacientes para la industria farmacéutica por que con este sistema se eliminan las vitaminas de los alimentos.

La farsa de que las microondas no producen daños

En el Estado Norteamericano de Oklahoma se realizó un juicio cuando se calentó sangre en un horno de microondas para administrársela a un paciente.

Ocurrió que un paciente de una cirugía de cadera, Normal Leviit murió por una transfusión de sangre. Podría parecer algo increíble que alguien muera por una trasfusión de sangre, pero ocurre que esto sucedió porque la sangre se calentó en un horno de microondas.

Lo normal en las transfusiones de sangre es calentar la sangre pero no lo es hacerlo en hornos de microondas, ya que alteran la sangre y en ese caso se mata al paciente.

Para entender por qué son tan dañinas las microondas hay que tener en cuenta que las microondas que se producen de manera artificial, se producen mediante corriente alterna y fuerza un billón o más cambios de polaridad por segundo en cada molécula del alimento que golpean.

En los estudios científicos se advierte que con el microondas aparecen moléculas antinaturales y que los aminoácidos naturales atraviesan cambios morfológicos mutando y transformándose en sustancias tóxicas.

También se realizó un estudio en el que se encontraron cambios preocupantes en las personas que consumían leche o vegetales calentados o cocinados en los hornos microondas.

Se observó en 8 voluntarios que los niveles de hemoglobina disminuyeron y se destruyeron los glóbulos blancos pero además de ello aumentó el colesterol. También disminuyó la producción de linfocitos.

Comments
  1. Posted by Miriam

Agrega tu comentario

Compartir

Si te gusto el artículo lo puedes compartir con tus amigos o familiares