Toda Cura Se Encuentra En La Naturaleza SÁNATE!

Autor: | Publicado en Alimentos Anti-Cancer Sin comentarios

En la mayoría de los casos, todas las enfermedades tienen una solución acudiendo a la naturaleza y en los casos en los que le enfermedad es crónica, se pueden encontrar remedios para conseguir el alivio de dicha enfermedad.

La naturaleza cura por sí sola y los remedios de cura natural son fáciles de aplicar y económicos, sin la necesidad de tener que recurrir a compuestos químicos que han sido modificados genéticamente, que tienen por su puesto sus efectos secundarios y que suponen en todas las ocasiones simples parches que ocultan realmente la raíz de las enfermedades.


Si una persona quiere curarse por medios naturales, primero ha de saber que toda enfermedad es el resultado de vivir y de actuar en contra de las leyes naturales que se encargan de regular la salud, sin importar que este ser vivo sea una planta, un animal o un ser humano.

la naturaleza nos cura

Cuanto más nos acerquemos a la naturaleza para hallar la cura de cualquier enfermedad, más cerca estaremos de conseguir mejorar la calidad de vida o incluso a su cura.

Existen casos de enfermedades irreversibles, pero incluso en estas, se puede mejorar mucho la calidad de vida de las personas que las padecen, con solo acudir a la naturaleza.

No hace falta que una persona sea premio nobel de medicina, para darse cuenta de que optar por la naturaleza es la decisión más sabia y natural.

Cómo curan los elementos de la naturaleza

Los elementos naturales sanan los organismos ya que restablecen el equilibrio energético natural de los seres vivos.

También los elementos curan eliminando los elementos nocivos que nosotros atraemos de distintas formas.


Cada uno de los elementos que se encuentran en la naturaleza puede ayudarnos a que recuperemos ese equilibrio energético de una manera distinta y nuestro contacto con ellos hace que nuestra energía tienda a equilibrarse.

En realidad es una especie de imitación a la naturaleza, ya que somos totalmente afines a ella.

Cómo nos cura el mar

El mar nos ayuda a sanarnos y el sentir la marea, el sonido que producen las olas, el aroma, su brisa y pasear por la orilla tiene grandes efectos en nuestro equilibrio energético. Se trata de sentir el propio ritmo de la naturaleza que a su vez es el ritmo de nuestro ser interior y el de nuestra respiración natural.

También son conocidas las propiedades curativas del agua de mar.

Cómo nos cura la tierra

Los elementos nocivos, no son sino energías que están en nosotros y que sencillamente no nos pertenecen, pero que produce bloqueos y desequilibrios energéticos en nosotros.

La tierra ayuda absorbiendo dicha nocividad y una forma experimentar esto es enterrándose en ella o también aplicando barro en zonas enfermas o afectadas.

El contacto de manos o pies con la tierra ayuda a aliviar dolores y a relajar las tensiones musculares.

La tierra absorbe nuestra energía negativa y sabe bien lo que necesitamos ayudándonos a mantener una buena energía.

Cómo nos cura el viento

Cuando nos preocupamos, sobre nuestro campo energético se acumula una especie de niebla oscura, que impide ver las cosas como son realmente y que a menudo nos lleva a sentir más negatividad.

El viento arrastra toda esa negatividad haciendo que recuperemos nuestra felicidad y alegría natural.

Solamente hay que dejarse llevar y sentir el aire al nuestro alrededor para que el viento se lleve esa niebla oscura que se suele localizar en las partes de nuestro cuerpo que están más agarrotadas.

El viento nos ayuda liberar el agarrotamiento alrededor de los hombros, el cuello y el pecho.

Se trata del viento se lleve todo aquello que no nos pertenece, pero cuidado con el bolso, no hablamos de eso…

Lo mejor es exponerse a brisas suaves y no a vientos fuertes y preferentemente por las mañanas o bien a medio día.

Cómo nos cura el agua

Nuestras emociones son como el agua que hay en nuestro cuerpo, necesitan fluir de manera natural.

Bañarse en un rio o en un lago ayuda a que recuperemos nuestro equilibrio emocional, produciendo sensaciones de calma, desahogo, alivio y fluidez natural.

Cómo nos curan las rocas

Sentir las piedras en nuestras manos nos ayuda a desprendernos de nuestras preocupaciones porque absorben nuestra negatividad por medio de los dedos, las palmas de las manos y los brazos.

Podemos darnos un masaje con rocas calientes y que es un tratamiento excelente para regular la energía.

Cómo nos cura la lluvia

De la misma forma que la lluvia cura la contaminación atmosférica, también limpia nuestro campo energético.

Después de superar una situación difícil o estresante, suele quedar en nosotros un campo energético con el rastro de esa lucha y la lluvia intensa limpia todo residuo que no nos pertenece devolviéndonos la energía natural.

Cómo nos cura el fuego

El fuego también acaba con las energías que impiden el flujo natural de nuestra energía, sin importar que esta se encuentre dentro de nuestro cuerpo o fuera de él.

Una forma de utilizar el fuego es acercándolo a zonas afectadas por dolor. También sentarse cerca del fuego conseguimos desprendernos de la energía negativa y de las preocupaciones.

Cómo nos cura la nieve

La nieve es pureza y trae inocencia, sencillez y juventud.

Al igual que el hielo, la nieve ayuda a aliviar los dolores cuando se aplica en zonas afectadas.

Produce cambios en el estado de ánimo de las personas ayudando a olvidarse de las preocupaciones y e expulsar esa negatividad.

Tiende a despertar la pureza en las personas.

Cómo nos curan las nubes

Cuando estamos cansados, mirar las nubes blancas del cielo nos ayuda a sentirnos más ligeros. Se entiende que son nubes blancas naturales y no las procedentes de los chemtrails, que a mí al menos me producen indignación.

Cómo nos cura el cielo

El cielo por sí mismo (sin chemtrails) trasmite esperanza y nos hace recordar la sensación de sentirse niño, algo que es muy positivo energéticamente hablando.

Cómo nos cura el sol

La luz del sol nos recarga energéticamente y repara los desgastes de energía que se producen en nuestra vida.

Se trata de disfrutar y dejar que el sol haga su trabajo, sin agobios, como sucede con el viento.

Respirar la luz solar profundamente hace que esa energía circula hacia las zonas de nuestro cuerpo donde más la necesitamos y que se activen los distintos puntos energéticos.

Cómo nos cura el amor

El amor nos hace comprender que todos somos uno y nos hace sacar todo el potencial de nuestro ser.

La energía que emana del amor es probablemente una de las más curativas que existen, traspasándolo todo.

El amor acaba con todo lo nocivo que pueda desbalancear nuestra energía.

Notas:

Las personas enfermamos cuando distintas situaciones o agentes producen desequilibrios energéticos y antes esto existe la opción de tratar los síntomas o la de curar los problemas desde su base

Las enfermedades son realmente una oportunidad para aprender y de tener la posibilidad de establecer vínculos más fuertes con la naturaleza, que siempre ha estado y siempre estará ahí esperándonos.

Video sobre cómo caminar en la naturaleza cura la depresión

No Responses

Agrega tu comentario

Compartir

Si te gusto el artículo lo puedes compartir con tus amigos o familiares