Cómo Tomar La Guanábana Para el Cáncer – (El Modo CORRECTO)

Autor: | Publicado en Alimentos Anti-Cancer Sin comentarios

De todas las frutas anticancerígenas hay una que es especialmente potente para combatir el cáncer y esta es la guanábana.

La guanábana también llamada graviola y cuyo nombre científico es “Annona muricata” es una fruta que aporta muchos beneficios gracias a sus propiedades medicinales entre las que destacan sus potentes efectos contra el cáncer.


Hoy queremos enseñaros cómo preparar y cómo tomar la graviola  o guanábana contra el cáncer mostrando cómo se deben usar sus hojas para elaborar el té de esta maravilla de fruta.

Primero tenemos que aprender a elegir de manera correcta las mejores hojas que conserven todas sus propiedades para preparar el té y sacarle los máximos beneficios.

graviola o guanabana contra el cancer

Cómo se prepara el té de guanábana

Eligiendo bien sus hojas

  • Debemos elegir las hojas frescas que no tengan manchas o tonos de color amarillo, que no estén dañadas o que se hayan quedado secas.
  • No debemos escoger las hojas que haya caídas en el suelo
  • Han de ser hojas de guanábana de árboles criollos (que no hayan sido injertados)
  • Elegir árboles que nunca hayan sido tratados con plaguicidas

Hay que tener en cuenta que la graviola se cultiva normalmente en países que no realizan un serio control sobre los productos químicos que se usan para combatir las plagas. Debe os asegurarnos que el árbol no ha recibido productos químicos.

Para ver cómo se preparara el té de guanábana para el cáncer o para tomarlo para reforzar el sistema inmune antes debemos de ver qué hacer con sus hojas.

Cómo se preparan las hojas de la guanábana

Lo mejor es comenzar por desinfectar las hojas y para ello echamos 1 parte de vinagre de manzana por 3 partes de agua, así nos aseguramos de eliminar toxinas que puedan contener y las impurezas.

Una vez lavadas las secamos con un paño o papel de cocina y después las colocaremos al sol para que sequen bien.


Pueden tardar entre 1 semana, 10 días o un mes dependiendo de las condiciones

Después viene una parte importante y que se recomienda llevar a cabo. Se trata de obtener el extracto de la hoja de la guanábana para así preparar las recetas de mejor manera y en este caso el té de guanábana.

Y te estarás preguntando por qué se hace esto. Pues muy sencillo, esto se hace porque si tenemos las hojas de guanábana rayadas en polvo o extracto, de ese modo podemos dosificar de manera más fácil las cantidades que necesitemos y por otra parte se disuelve mucho mejor en el agua y a una temperatura apropiada sin que llegue a hervir para que conserven todas sus propiedades.

De modo que una vez que tengamos secas las hojas lo que hacemos es rayarlas lo más fino posible. Usaremos un rayador o cualquier utensilio que nos permita obtener un polvo lo más fino posible.

Así obtenemos el extracto de graviola que a la hora de hacer el té es mucho mejor por lo que comentamos, por el tema de la dosificación y porque permite que no se eleve tanto la temperatura del agua y así conserve sus propiedades evitando la ebullición.

Cantidad de guanábana para elaborar el té

  • Lo primero es tener bien secas las hojas ya que en seco pesan mucho menos y las cantidades varían entre 1,5 gramos y 2 por cada taza de agua pero si queremos tomarlo para ayudar a curar el cáncer podemos aumentar las cantidades.
  • Podemos echar 2 cucharaditas de polvo de guanábana por cada taza de agua que queramos preparar en la elaboración del té.
  • Cuando se pone a calentar el agua se añaden las hojas y debemos de estar atentos de que no empiece a hervir ya que aunque lo echemos en polvo si subimos mucho la temperatura y no estamos atentos podría llegar a ebullición y es o es lo que no queremos.
  • Dejamos que repose unos 15 minutos antes de tomarlo y se recomiendan tomar al menos 3 tazas al día que se pueden tomar después de las comidas o entre horas.

Video sobre cómo tomar la guanábana para el cáncer

Agrega tu comentario

Compartir

Si te gusto el artículo lo puedes compartir con tus amigos o familiares