Usos del Árnica Como Planta Medicinal

Es mucha la gente que se pregunta qué es la árnica o para qué sirve el árnica como planta medicinal pero en realidad el término “árnica” se refiere a un género de unas 30 especies de plantas herbáceas y perennes.

Lo que se conoce oficialmente del árnica es que la EMA (Agencia Europea del Medicamento) aprueba el uso de esta planta de forma externa a modo de pomada o crema atópica con dadas sus propiedades calmantes o analgésicas y antiinflamatorias, para calmar dolores musculares, esguinces y distintas inflamaciones.

propiedades del árnica y para qué sirve

Las propiedades del árnica como planta

Lo que hace que la planta árnica sirva es su buen contenido en carotenos, flavonoides, y hasta 150 sustancias activas que le dan sus efectos terapéuticos pero también contiene resina y aceites esenciales.

De hecho el aceite de árnica del cual luego hablaremos, tiene excelentes propiedades usado de forma externa y su contenido en ácido silícico es una sustancia que ayuda a mantener muy hidratadas a las células.

En el siglo XVIII el árnica era usado para tratar los problemas de reumatismo y también para el tratamiento de las varices en las piernas y es que esta planta tiene muy buenos beneficios para estimular la circulación de la sangre.

Además hablando de sus usos externos, se puede usar de varias formas, como en gel, cremas o su aceite y en estos casos sirve para:

  • Tratar la artritis reumatoide aliviando el dolor y reduciendo la inflamación.
  • Calmar los dolores musculares.
  • Tratamiento de ampollas, infecciones y dolores varios.
  • Curar antes hematomas y golpes.
  • Mejoras los problemas de osteoartritis.
  • Lo que convierte a esta planta líder en perfecta para la regeneración del tejido conjuntivo
  • Se usa en productos cosméticos y en lociones anticaída, anticaspa y como tónico capilar.

Beneficios del té de árnica

Esta planta también se puede tomar en forma de té aunque a muchas personas les resulta ser una bebida con un sabor demasiado intenso aunque similar al de la manzanilla, pero no hay problema, siempre le podemos añadir un poco de miel o mejor, de stevia.

Cuando se toma el árnica de forma interna, es decir bebiendo su té, al fin y al cabo se obtienen los mismos beneficios que cuando se usa de forma externa pero con algunos beneficios extra por así decirlo.

Si tomamos el té de árnica nos va a ayudar a lo siguiente:

  • Acelerar el proceso de cicatrización de las heridas.
  • Reducir la manifestación del acné, hematomas y distintos problemas en la piel.
  • Como un antibiótico natural que además potencia nuestras defensas.
  • Mejorar la salud visual.

Esta bebida contiene ácido caféico y clorogénico lo cual le hace ser un reforzador del sistema inmune evitando que nos aparezcan problemas comunes que se podemos tener cuando estamos con las defensas bajas, tales como la aparición de heridas en la boca, problemas de encías, eczemas o el propio acné.

Además beber el té de árnica mejora la salud de la piel en general y ayuda a las personas con celulitis y si se tienen problemas de encías, enjuagarse con una infusión de árnica es una medicina excelente.

Árnica en la homeopatía

En la homeopatía el árnica se usa en la misma línea para tratar dolores musculares, esguinces y la artritis reumatoide.

También se recomienda a las mujeres embarazadas para tratar y mejorar el aspecto de las estrías que de forma natural aparecen en esta etapa.

Además los remedios homeopáticos de árnica son recomendados para mejorar la salud ósea.

Su uso ante afecciones microbianas son otro de los beneficios que tiene esta planta usada en la homeopatía.

Contraindicaciones

Es una planta cuyo uso se considera en general bastante seguro pero no se aconseja que la utilicen las mujeres embarazadas o que estén en la lactancia.

Las personas alérgicas a esta planta no deben hacer uso de ella y tampoco se debe de usar durante periodos de tiempo muy prolongados.

En algunas personas puede producir irritación leve en la piel y en estos casos, hay que dejar de utilizarla hasta que se haya pasado el problema.

Lo mejor para saber si somos alérgicos del árnica es pasarla de forma externa levemente por la piel y observar si se produce alguna reacción.

Fuentes:

COMPÁRTELO POR FAVOR
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Agrega tu comentario

error: El Contenido está Protegido !!