La Relación Entre El Sistema Digestivo y La Depresión

La relación que existe entre el estado de nuestro sistema digestivo y nuestros intestinos es determinante a la hora de que tengamos un buen o un mal estado de ánimo.

La depresión es catalogada por los organismos oficiales como la OMS como un problema mental que produce tristeza aguda, falta de interés y motivación por la vida, problema de autoestima y otros síntomas.

Cada vez son más los estudios que afirman que hay una relación directa entre nuestros intestinos y nuestro estado anímico considerándose nuestro sistema digestivo como nuestro segundo cerebro.

Lo que queremos mostrarte hoy es todas las conclusiones que han sacado los científicos en cuanto a la influencia que tiene el estado de nuestros intestinos y de nuestro sistema digestivo en nuestro estado de ánimo, lo cual es algo sumamente importante para nuestras vidas.

relación entre el sistema digestivo y estado de ánimo

El círculo vicioso entre el sistema digestivo y el estado de ánimo

Nuestro estado de ánimo influye directamente en nuestro cuerpo y viceversa, algo que podemos observar claramente cuando por ejemplo nos ponemos nerviosos y nuestro estómago se encoge o cuando estamos muy cabreados y nuestra temperatura corporal así como la tensión arterial se elevan.

De la misma manera, nuestro estado de ánimo influye en nuestro sistema digestivo y al mismo tiempo si tenemos un mal sistema digestivo, vamos a tener un ánimo más bajo o incluso podemos acabar con una depresión dependiendo de otros factores propios de la persona.

Es frecuente ver a las personas con un bajo estado de ánimo o con depresión con falta de apetito o a personas que tienen ansiedad, la cual deriva en comer compulsivamente, lo cual empeora las condiciones y deteriora la flora de su sistema digestivo, algo que termina irremediablemente influyendo nuevamente en el aspecto mental de manera negativa.

Saber cortar este círculo vicioso conlleva no solo tomar medidas en uno u otro aspecto, aspecto mental o fisiológico, sino que se debe tomar acción en ambos procesos. Por un lado debemos calmar nuestra mente y por otro escoger muy bien los alimentos que comemos y ayudan a nuestra flora intestinal y desechar los que no.

La flora intestinal y su influencia vital en el ánimo

La flora intestinal es de vital importancia para el sistema digestivo y para proteger las paredes del tubo digestivo creando el denominado efecto barrera.

Tener desequilibrios en la flora intestinal puede producir trastornos neurológicos y de tipo cognitivo y esto es algo de lo que hay numerosos estudios y que cava vez se puede escuchar más en conferencias así como leer en diversas publicaciones como revistas, libros etc…

Un sistema digestivo deteriorado y una flora intestinal desequilibrada favorece la aparición de la depresión aunque esta también se deba a otros factores propios de la persona, como vivencias no superadas o mal asimiladas, situaciones traumáticas u otras, estrés prolongado y otros factores que también pueden contribuir a desencadenar en esta enfermedad.

Hace poco escuchamos a Mario Alonso Puig hablar de la importancia de tener una buena salud en el tubo digestivo ya que en él hay una cantidad muchísimo más grande de células nerviosas que incluso en el propio cerebro.

Este tipo de informaciones es evidente que a la industria farmacéutica no le interesa que la conozcamos ya que a ellos les va mucho mejor si nos tenemos que atiborrar a pastillas antidepresivas.

Pero a día de hoy, internet ha abierto muchas puertas para que nos podemos informar por medio de artículos y conferencias que podemos encontrar a modo de video, como la que compartimos al final de este artículo.

Mario Alonso Puig es un cirujano especializado en el aparato digestivo  y en el estado cognitivo de las personas que sabe a la perfección la gran influencia que tiene el tener un buen sistema digestivo y llevar una alimentación sana para poder tener un buen estado mental y anímico.

De este tipo de personas merece la pena ver todas y cada una de sus conferencias y esto no lo decimos porque obtengamos algo a cambio o porque no esté patrocinando, en absoluto, lo hacemos porque nadie mejor que una persona que ha estudiado la relación entre el sistema digestivo y nuestro aspecto mental para aprender sobre ello y poder mejorar nuestras vidas y las de los que nos rodean.

Los intestinos y la serotonina

La serotonina es considerada la hormona de la felicidad, hasta ahí está todo claro y es lo que siempre hemos sabido pero lo que la gente no conoce es que en los intestinos se almacena más del 90% de toda la serotonina de nuestro cuerpo.

Esto es completamente diferente a lo que cree la mayoría de las personas y no es el cerebro el sitio en el que se encuentra la serotonina realmente, sino que son nuestros intestinos las que la producen y guardan en la mayor parte.

Una vez que se conoce esto, uno empieza a darle si cabe más importancia a la alimentación con en el fin de tener un tracto digestivo y unos intestinos en un buen estado de salud, facilitando su labor consumiendo los alimentos que benefician y evitando los que perjudican.

Los medicamentos antidepresivos lo que hacen es inhibir la recaptación de la serotonina pero en cuanto los dejamos de tomar, nuestro estado de ánimo vuelve a decaer, por lo que resulta mucho más productivo e inteligente tratar combatir los bajos estados de ánimo por medio de la alimentación o al menos tener muy en cuenta este factor tan importante en el estado anímico.

Claro queda que en los casos serios de depresión que se deben tratar con la ayuda de un especialista, psicólogo o psiquiatra.

¿Qué podemos hacer para tener un buen sistema digestivo?

Tener un sistema digestivo en un óptimo estado de salud implica por una parte comer los alimentos que lo benefician y por otra evitar os alimentos que destruyen nuestra flora intestinal y producen inflamación en los intestinos.

Todo producto procesado va a ser perjudicial y va a destruir paulatinamente nuestra flora intestinal, como es el caso de los alimentos refinados como las harina, el azúcar y por supuesto todos los aditivos químicos que se añaden a los productos alimenticios también son muy perjudiciales para el sistema digestivo.

En el lado opuesto tenemos a los alimentos probióticos que son los que en la sociedad actual son apenas consumidos por aquellos que han investigado un mínimo sobre la importancia de la alimentación en nuestra salud y son realmente los alimentos que todos deberíamos consumir.

Los alimentos fermentados como el chucrut, el kéfir de leche, la kombucha, el misoe, tempeh, el natto o el kimchi son alimentos muy ricos en las bacterias beneficiosas que refuerzan el sistema digestivo y renuevan la flora intestinal, lo cual tiene una enorme influencia también en el sistema inmunitario.

También es necesario incluir la suficiente cantidad de fibra, por medio de la legumbre, los vegetales orgánicos y los cereales integrales así como evitar el estrés en la medida de lo posible y hacer ejercicio.

Todo ello tiene irremediablemente una gran influencia en la salud de nuestro sistema digestivo que como hemos visto es catalogado hoy por hoy como el segundo cerebro.

El sistema inmune y el cerebro

En el pasado se pensaba que el sistema inmunitario que no es otra cosa que el sistema defensivo de nuestro cuerpo, era un sistema que funcionaba de una manera complemente independiente. Esto se ha demostrado que no es así y que el sistema inmune están completamente conectados.

Cuando algo va mal en nuestras emociones, los nervios de nuestro cuerpo y en concreto los del tubo digestivo empiezan a producir estímulos que dan lugar a sensaciones molestas como dolores, náuseas, mal estar general y otras molestias.

Este tipo de sensaciones emitidas por los nervios del tubo digestivo, vuelven de vuelta al cerebro como una información que el cerebro procesa y clasifica como emociones de depresión, angustia, apatía o ansiedad

Los científicos estiman que la depresión que viven las personas hoy en día, no solamente se deben a los problemas de estrés o de ansiedad, sino que la mala alimentación tiene una influencia también determinante, de modo que ambas condiciones, tanto el llevar dicha mala alimentación como el padecer los de ansiedad y el estrés, es lo que termina formando un cocktail explosivo que termina por desencadenar en una depresión.

El estado de ánimo a su vez influye en nuestras capacidades cognitivas y en nuestra inteligencia, teniendo este una importancia tremenda y mucho más grande de lo que imaginamos en nuestros comportamientos y en nuestras vidas.

Permanecer largos periodos de tiempo deprimidos, tiene una influencia negativa en el sistema inmunitario, que se ve notablemente deteriorado, lo cual podemos observar muchas veces cuando una persona recibe un duro golpe como puede ser la pérdida de un ser querido y al poco tiempo dicha persona sufre una enfermedad.

Los medicamentos deterioran la flora intestinal

Tomar antibióticos altera la flora intestinal y es algo que se comienza a hacer desde ya temprana edad cuando los niños ya comienzan a padecer este problema.

El problema no está en el hecho de que tener que tomar determinados antibióticos para superar una enfermedad sino que realmente se encuentra en el no tomar los alimentos que la flora intestinal necesita para contrarrestar los efectos secundarios de la medicación química.

Tomar antibióticos, medicamentos o los antiácidos, cuyo uso está muy extendido entre toda la población y hacerlo de forma prolongada altera de manera perjudicial la microbiota.

En un estudio realizado en Nature Communictions en el 2016 se volvió a comprobar como tomar medicamentos en el caso de los niños, frena su desarrollo y altera de manera clara su salud intestinal.

Los medicamentos antidepresivos también tienen efectos adversos alterando la flora intestinal al igual que el resto de los antibióticos, lo cual es contradictorio y una vez más va en contra de la sanación, sabiendo que precisamente, la salud digestiva es vital para tener buenos estados de ánimo y para combatir la depresión.

Video explicativo sobre la relación entre el sistema digestivo y la mente

Fuentes:

COMPÁRTELO POR FAVOR
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Agrega tu comentario

error: El Contenido está Protegido !!