El estilo de vida que llevamos teniendo en cuenta su alimentación, nuestros hábitos de consumo, actividad física y demás, determina en gran medida nuestro estado de salud y dependiendo de cuál sea es evidente que tenemos más o menos probabilidades de enfermar. En la prevención de cáncer es determinante